FEDERAL O NACIONAL, ASPECTOS DEL INSTITUTO ELECTORAL

La variación en el nombre de Instituto Federal por Nacional (Electoral) implica cambios relacionados con las funciones institucionales, la capacidad de atracción, la fiscalización de los recursos y un elemento crucial para las designaciones, el nombramiento de los consejeros locales.

Antes de que el IFE se erigiera en 1990, la encargada de monitorear las elecciones era la Comisión Federal Electoral, una dependencia de la Secretaría de Gobernación; sin embargo por el complicado contexto político de 1988 y las elecciones donde “resultó” ganador Carlos Salinas de Gortari, fue necesario proponer un organismo con discursos de legitimidad, aunque no tuviera verdadera autonomía.

INE_IFE

El proceso por el que el IFE ha transitado para ser una de las instituciones más apreciadas y despreciadas de la opinión pública, ha matizado perfiles personalísimos más allá de la Institución. Por ejemplo, se reconoce el trabajo de José Woldenberg -quien fue el primer no abogado de la Institución- al cumplir diferentes solicitudes ciudadanas, en contraste las elecciones ilegítimas de Carlos Ugalde en 2006 y las vanidades de Valdez Zurita en el 2012 han creado nichos estratégicos de ajedrez político y burda melancolía por el IFE que pudo ser. La designación y el perfil de los Consejeros –especialmente el Presidente- es fundamental para entender las coaliciones y los criterios con los que se desarrolla la Institución.

En estos años, el IFE ha sido señalado como poco productivo y cooptado por la partidocracia frente a la indignante cifra del gasto que rebasa los 10 mil millones de pesos por año electoral.

La reforma constitucional publicada el 10 de febrero de 2014 en materia política y electoral, rediseña la forma de votar definiendo la homologación de los estándares con los que se organizan los procesos electorales federales y locales  para garantizar –según el objetivo- que la democracia electoral tenga mayor calidad.

De ahí parte la importancia de entender ¿Qué significa el proceso de transformar al IFE en el INE?

El carácter de autoridad nacional del INE mandató que hay diez consejeros y un presidente (elegidos por la C. de Diputados) que coordinarán las elecciones federales y estatales, y que a su vez designarán a los consejeros de los organismos estatales. Entre las nuevas funciones destacan que el INE podrá organizar la elección interna de los dirigentes de los partidos políticos, impulsará –de existir- a los candidatos independientes respecto al espacio de difusión en televisión y radio, y organizará y verificará el ejercicio de las consultas populares.

El INE también fiscalizará la actuación de los partidos políticos en campaña, pero no sólo en el ámbito federal, sino también en el local.

El contexto señala que la centralización del poder será nuevamente monolítica para el entramado democrático de este decenio, el limitado empoderamiento de los órganos estatales –mucho discurso, poca estrategia- de los últimos años demuestra las carencias que no podemos o no queremos resolver. Hay que considerar que once personas con un presupuesto superior a 10 mil millones de pesos, designarán a 224 consejeros estatales por cada elección. Demasiado poder para los(as) paladines de la democracia ¿no?

 *Publicado en Ojos Abiertos el 26 de mayo de 204.

Tw: @rickluev

www.articulo19.org


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /domains/articulo19.org/guiapublica/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 399

Agrega un comentario

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>